¿Qué es Bitcoin?

que es bitcoin

Por Francisco Cotti – 

Todos escuchamos hablar alguna vez sobre Bitcoin; en redes sociales, en las noticias, en reuniones familiares o con amigos. Pero… ¿Realmente entendés qué es Bitcoin?

Bitcoin es dinero digital descentralizado. Bueno, en realidad es mucho más que eso, pero es una buena forma de empezar. Bitcoin es tecnología, es una moneda y es una red internacional de pagos descentralizados. La verdad es que es imposible qué es Bitcoin en una sola frase. Para entender mejor de qué se trata Bitcoin, mejor veamos cuales son sus características principales.

Características de Bitcoin

  • Descentralizado: A diferencia de las monedas FIAT, Bitcoin no es emitido por, ni depende de, ningún gobierno o ente centralizado. Son los mismos miembros de la red de Bitcoin quienes garantizan la validez de las transacciones.
  • Resistente a la censura: Como es descentralizado, no existe ninguna entidad centralizada que pueda censurarlo. Cualquiera puede realizar una transacción si cumple con las reglas del protocolo..
  • Deflacionario: Bitcoin tiene una emisión limitada. Se crearán solamente 21 millones de unidades de bitcoin. Su emisión se reduce a la mitad cada 4 años mediante un fenómeno llamado Halving; llegará un momento en que no se emitirán nuevos bitcoins.
  • Transparente: Todas las transacciones de Bitcoin quedan registradas y cualquiera puede tener acceso a estas, podemos ver los montos enviados y las comisiones pagadas en tiempo real. Además, Bitcoin es de código abierto y siempre lo fue.
  • Seguro: Las transacciones de la red están aseguradas por miles de computadoras conectadas a la red, a las cuales se las conoce como nodos.
  • Pseudónimo: Con Bitcoin, nunca vas a necesitar ingresar tu nombre, tu dni o factura para enviar y recibir bitcoins. Para esto, vas a utilizar un clave o dirección pública (no es lo mismo, pero podemos compararlo a un CBU o clave bancaria), pero con la diferencia de que este código no está asociado a tu identidad personal.

La tecnología detrás de Bitcoin es tremendamente disruptiva y tiene el potencial para cambiar el mundo. El dinero es únicamente la primera aplicación. Actualmente, ya existen miles de casos de uso que prometen cambiar nuestros hábitos en el futuro y que ya lo están haciendo en el presente.

Sin embargo, si queremos entender realmente qué es Bitcoin, debemos profundizar acerca del dinero como concepto social y filosófico. Hagamos un breve repaso.

¿Qué es el dinero?

En general, el dinero se define como todo activo o bien aceptado como medio de pago por los agentes económicos para sus intercambios. Ok, muy lindo. Pero para entender realmente qué es Bitcoin, primero es importante pensar en el dinero como una forma para comunicar valor.

Nadie sabe exactamente hace cuánto existe el dinero, pero hay información que nos indica que es más antiguo que la escritura. Desde hace miles de años los humanos utilizamos el dinero para comunicar valor. A lo largo de los años, los seres humanos expresamos valor a través de diferentes elementos, dependiendo el periodo y cultura. Cacao, plumas, sal, metales preciosos o conchas marinas sirvieron como medios de intercambio a distintas civilizaciones.

En definitiva, el valor del dinero reside en el valor que nosotros le asignamos. Usamos el dinero para expresar a los demás cuánto valor le otorgamos a un producto o servicio y como base para nuestras interacciones sociales. Eso es lo que lo vuelve valioso. Así como los billetes llegaron para reemplazar a los metales preciosos y el dinero digital gradualmente está desplazando los billetes, Bitcoin llega para ayudarnos a transmitir valor de una forma más eficiente, segura y descentralizada.

¿Por qué Bitcoin es dinero más eficiente?

Si bien cualquier objeto podría ser dinero, hay algunos que cumplen la función mejor que otros. Para que el dinero pueda ser utilizado cómo tal de forma eficiente, es necesario que cumpla con algunas características esenciales:

  • Escasez: Para que algo sea valioso, debe ser difícil de obtener. Imagina que usamos una manzana como dinero, todos estarían plantando manzanos y llegaría un momento en que la oferta sería casi infinita, por lo que su precio sería cada vez más bajo.
  • Fácil transporte: En el pasado, se utilizó la sal y algunas otras especies, como dinero. Te imaginas yendo a comprar una casa con sal, tendrías que tener una gran cantidad de toneladas y sería muy difícil de transportar.
  • Divisible: Es importante que el dinero se pueda dividir en fracciones más pequeñas, porque no todo vale lo mismo y los cálculos no deben complicarse demasiado.
  • Perdurable: El dinero debe ser resistente al paso del tiempo. Si usasemos duraznos como dinero, sería imposible ahorrar, porque las frutas maduran demasiado y se pudren.
  • Confianza: Como característica final, y más importante aún, el dinero se basa en la confianza. Reside en la idea de que si me das un peso hoy, alguien lo aceptará mañana cuando queramos intercambiarlo por otra cosa de valor. Si todos lo aceptamos, entonces tiene valor.

¿Bitcoin es dinero real?

Teniendo estos conceptos claros, podemos afirmar que Bitcoin es dinero digital descentralizado. Es instantáneo, es seguro y es libre. Sí, es cierto. Puede que aún no cumpla con todas las funciones del dinero, su volatilidad sea muy grande y no haya todavía suficiente adopción. Pero Bitcoin llegó para quedarse.

Cualquiera puede tener acceso a Bitcoin con sólo un celular. Podemos utilizarlo para transferir dinero, para pagar y cobrar bienes o servicio. Además, podemos aprovecharlo como activo seguro para ahorrar. Esto es especialmente relevante en países altamente inflacionarios como la Argentina o Venezuela.

Entonces, yo creo que Bitcoin tiene todo para ser considerado dinero real. ¿Ustedes qué opinan?

Seguí aprendiendo

Si estos temas te apasionan al igual que a nosotros, no dejes de sumarte a nuestros cursos interactivos. Queremos que aprender sea gratis, fácil y divertido. Para empezar a aprender jugando solo tenes que:

1. Entrar a: web.edapp.com/#sign-up.

2. Ingresar tu mail y el código de invitación: #SOLOW.

3. Jugar.

 

 

Historia del dinero